Beller Digital

Gran poder de diosa

Ramón Almánzar
Santo Domingo

El Gran Poder de Diosa en realidad no goza del poderío de llegar a multitudes al que su nombre pudiera aludir. Eso sí, su fortaleza está en la honestidad y diferencia de su música: una combinación de ritmos autóctonos, como el merengue y la bachata, con la inyección de músicos abiertos a los sonidos del mundo.

Este grupo es desconocido para la mayoría, aunque tiene cinco años en la escena con grabaciones y presentaciones esporádicas como la que tendrá este viernes 28 de julio en Librería Mamey, en la Zona Colonial de Santo Domingo.

El Gran Poder de Diosa “nace de la necesidad de crear una conciencia que sea positiva para la Madre Tierra, inspirada en la música de los campos de nuestra isla y de la mezcla de nuestra dominicanidad rural y urbana con elementos de la música electrónica, latinoamericana y mundial”.

De esa manera se describen los componentes de GPD: Eddy Núñez, voz principal y guitarra acústica; Fernando Soriano, coros, guitarra acústica, guitarra eléctrica; Juan Carlos Ariza, bajo; Marlene Mercedes, teclados; Francisco Martínez hijo (Boli), batería y güira, y Francisco Martínez (Bolilo), tambora, bongó, palo de lluvia y güiro.

Hace justo cuatro meses que lanzaron el video del tema “Plátano de la ciudad”, que definen como merengue mezclado con otros sonidos, marcando una diferencia sonora con todo lo que en estos momentos figura en los hit parade y listados de música popular en República Dominicana.

El video de “Plátano de la ciudad” apenas lleva unas 18,500 visitas en su canal de Youtube y si se le compara con alguno de los urbanos, como por ejemplo con “Que fue” de Tali ft. y El Alfa, entonces ese Gran Poder de Diosa pudiera decirse que no existe. Y eso que ni compararlo con “Me llueven”, en voces de Bad Bunny, Poeta Callejero y Mark B, que en seis meses lleva más de 51 millones de views.

Sin embargo, es en esa vía contraria que el colectivo marca la pauta de lo que se llama buena música y consistencia sonora que lo distingue del montón.

Incluso, el material audiovisual luce en otra onda, un retrato de la cotidianidad dominicana. Fue producido por La Visual Sonora y dirigido por Taba Blanchard, afamado director del documental “La Montaña” y de la próxima película sobre la vida del luchador Jack Veneno, “El Relámpago de Jack”.  El video está inspirado en el pasado de la niñez dominicana de los años 80, mostrando un cuadro costumbrista que retrata nuestras tradiciones perdidas como aquella celebración de San Andrés, explican los promotores.

GPD, fusión de sonidos dominicanos
Lo del nombre de La Gran Diosa no tiene intenciones religiosas o espirituales. “Surgió de forma natural y para mí la diosa no es algo religioso, es una oda a la creación, y no es necesariamente de mujer, más bien es el poder de la creación, pero no tiene ningún trasfondo, es simplemente un nombre”, dice Eddy.

Los integrantes del grupo son profesionales o de amplia experiencia en la música. “Buscamos que cada uno se exprese, tanto hablando como aportando”, expresa Marlene Mercedes.

Al querer encontrar una respuesta sobre cómo define su música, lo primero es que, insisten, es dominicana, con fusiones de ritmos autóctonos como la bachata y el merengue, pero con la apertura de que son músicos que tienen gustos o influencias de los sonidos del mundo. Quizás la explicación no sea tan exacta del todo. Habría que escuchar el grupo en vivo y cada uno sacará definiciones propias.

“Lo que sí es que estamos claros de que tratamos de hacer algo nuevo y eso puede llevar a una indefinición conceptual”, añade Eddy. No obstante, insiste en que merengue, bachata y son conforman la materia prima de su música. “El merengue es el hilo conductor de nuestra propuesta, junto a la bachata, pero podríamos hablar del son, es música popular dominicana, pero con colores universales”, concluye sobre el tema.

Como un grupo diferente dentro del merengue, el tema de la alegada crisis del ritmo fue abordado en la entrevista. “El merengue en sí no puede estar en crisis porque tú sabes cómo bailarlo, cómo tocarlo, y si se te olvidó cómo bailarlo, definirlo o identificarlo, entonces tú puedes decir que está en peligro de extinción, pero no hay crisis, como industria puede ser”.

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Sotecomp 809-344-7777