Beller Digital

Ríos Nigua y Yubazo dejan desolación en San Cristóbal

Adriana Peguero
Cambita, San Cristóbal

Toneladas de lodo y montones de escombros cubren sus hogares y patios.

No tienen agua potable, ni una manta seca para proteger a sus hijos de la humedad y el frío.

Están impotentes, porque vieron cuando los ríos Yubazo y Nigua entraron a sus comunidades y arrastraron a su paso todo lo que poseían.

Ayer la comunidad Barrio Nuevo de este municipio, permanecía sepultada bajo lodo y escombros, mientras que sus pobladores estaban impotentes.

Sin embargo, trataban de arrebatar del lodo sus ropas, muebles, camas, neveras, sillas, estafas, cilindros de gas, mochilas, platos, sábanas, colchas, mesas, computadoras, máquinas de coser, planchas, juguetes, zapatos y otros enseres.

Niños y adultos enlodados, se integraron a las labores de recuperación de su hábitat, mientras los embarga el temor de que en cualquier momento el puente que los comunica con el municipio cabecera se desplome, porque el río arrastró uno de los dos pilares que lo sostienen.

El caos  
“Como estaba lloviendo mucho, me acosté con mis hijos a las 6:00 de la tarde y desperté sobresaltada por los gritos de una vecina que me llamó desesperada para que saliera de la casa, porque ya las aguas del río anegaban mi casa”, narró Geraldín Rodríguez. Esta joven madre de tres niños contó que apenas pudo salvar a sus hijos, a quienes sacó luchando con el agua que le llegaba a la cintura.

“Aquí el río nunca había subido y por eso nosotros no teníamos temor de nada, pero nos sorprendió y le damos gracias a Dios que lo pudimos contar”, agregó.

En esta comunidad el río Yubazo se llevó dos viviendas y afectó cerca de 20, algunas de las cuales están semi sepultadas por montañas de escombros que dejó el acuífero.

Yubazo es un río seco que recorre a Cambita Garabitos, pero las intensas lluvias lo tornan peligroso, por lo cual se ha convertido en una amenaza también para Cambita El Pueblecito y Cambita Sterling.

Las lluvias del pasado lunes partieron en dos la carretera que comunica los municipios Cambita y Los Cacaos con esta provincia, paralizando el comercio y dejando varados a cientos de estudiantes y empleados.

Las aguas desbordadas rompieron los muros de gaviones en Cambita Garabitos y penetraron a barrios donde la gente ayer estaba desesperada con sus hijos a cuestas.

(+)
LOS DAÑOS EN LAS MÁRGENES RÍO NIGUA

Cientos de familias que habitan en los barrios formados en las márgenes del río Nigua, la tarde de ayer no habían podido entrar a sus hogares, por el temor a que las lluvias retornaran y el río hiciera nueva creciente.

En Los barrios Coquitos, Brisa del Río, Los Molina, Barrio Nuevo de Madre Vieja, La Suiza de Hacienda Fundación, Jeringa y otros, que recorrió el equipo de periodistas del LISTÍN DIARIO, pasado el mediodía de ayer la gente aún no había instalado sus estufas para preparar los alimentos.

Las familias afectadas del barrio Los Molina de aquí, pidieron al presidente de la República, Danilo Medina, que los reubique, porque están amenazados por los ríos Nigua y Yubazo que se unen allí.

En el caso de los habitantes de Cambita Garabitos y Los Cacaos, hasta tanto sea restablecido el paso hacia el municipio cabecera, hay que tomar un motor hasta un extremo de la vía y un segundo para llegar a su destino, lo cual implica un costo doble de pasaje.

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Sotecomp 809-344-7777