Beller Digital

Pago de coimas ha causado contagio muy rápido en RD

Doris Pantaleón
Santo Domingo

El pago de “incentivos” para lograr derivaciones de pacientes hacia servicios médicos se está generalizando en el país, al punto que instituciones privadas que se niegan a entrar en esa práctica antiética están viendo mermar los referimientos de pacientes, lo que pone en peligro su sostenibilidad.

Así lo aseguró ayer el doctor Rafael Sánchez Español, presidente del Consejo Administrativo del Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS), al poner como ejemplo su Centro de Cáncer, que maneja menos pacientes de los que debería en sus salas de radioterapia, pese a que dispone de la más alta tecnología en aceleradores del Caribe, ya que al no permitir los “incentivos” médicos, ese servicio se ve en la mayoría de ocasiones ignorado en los referimientos.

Con ese detalle, el doctor Sánchez Español quiso dejar en evidencia la realidad de esa práctica en el país y las dificultades que genera a instituciones de salud que ponen la calidad de la atención por encima de lo económico.

“Estas prácticas importadas, y que ocurren en los centros de radioterapia, en centro de imágenes, en laboratorios y hospitales públicos y privados, deben ser erradicadas con presteza, porque el contagio ha sido rápido y el tratamiento debe ser radical, de no hacerlo, en el futuro nos veremos en la incómoda disyuntiva de elegir entre arruinarnos o no poder acceder a los cada vez más útiles avances médicos”, asegura el especialista de la cirugía.

Entiende urgente que esa situación debe frenarse porque lastima al paciente y a sus familiares, los cuales, además de la desgracia de padecer una enfermedad, entran en una crisis económica para poder asegurar el tratamiento del enfermo y es evidente que esa situación corrompe el sistema de salud.

El presidente del Consejo Administrativo del Homs dijo que guste o no, es  cierto que a nivel mundial la salud se está convirtiendo en un negocio, que para los que toman la profesión desde lo vocacional les ha costado aceptar y que como médico “nunca hemos relegado la salud del paciente por detrás de los intereses económicos, nunca”.

Por esa razón, agregó, no entiende ni comparte que profesionales pertenecientes a centros médicos realicen derivaciones de pacientes fuera de sus centros, aduciendo argumentos no verdaderos como que son centros con mejor calidad para sus estudios, y es sencillamente porque son retribuidos con incentivos directamente proporcionales a la cantidad de procedimientos referidos.

“Conocemos que estas prácticas se están dando en nuestro país, pero cuando hemos querido ponerlo encima de la mesa siempre hemos obtenido un hermetismo total. Por eso nos alegramos que hoy estemos hablando de esta práctica dañina y antiética, que aunque acontece en muchos países, en nuestro país se está generalizando”, recalcó.

Sánchez Español se refiere a una serie de reportajes que ha estado publicando durante toda la semana Listín Diario donde recoge denuncias de funcionarios y especialistas que narran cómo ha ido creciendo en el ejercicio de la medicina el pago de “incentivos” o la entrega de “regalos” u otras gratificaciones para que médicos u otros servidores de la salud refieran a sus servicios privados los pacientes cuando tienen que someterse a tratamientos o realizarse algún estudio diagnóstico.

(+)
PÉRDIDA DE LOS VALORES ÉTICOS

Las causas son fáciles de enumerar, señala el gerente de salud, la primera y más importante es la pérdida de valores éticos en la sociedad, que no escapan al ejercicio médico, y que ponen de manifiesto la codicia y el afán de lucro rápido y la segunda obedece a la falta de un modelo regulador que evite esos negocios contrarios a la salud de los ciudadanos.

“A mi juicio debe haber mayor control por las autoridades sanitarias y aunar esfuerzos entre las sociedades de clínicas privadas y las aseguradoras, todos tienen la legitimidad, para en el caso de los referimientos de radioterapia, aprobar unas tarifas justas que eviten estos ‘incentivos’, dijo.

Junto a ese requisito, entiende,  que  el Colegio Médico Dominicano (CMD) debe aplicar su código ético cuando tenga los casos documentados.

Advierte que de no detenerse estas conductas incorrectas y reprochables, las instituciones privadas de salud, que hacen un gran esfuerzo por brindar una medicina de calidad, verán peligrar los servicios prestados y por ende su sostenibilidad.

“Deseo reconocer al Listín Diario y al director del SNS, Nelson Rodríguez Monegro, por su valentía al poner en el tapete este tema tan engorroso que perjudica la nobleza de tantos médicos honestos y dedicados”, señala  Sánchez Español.

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Sotecomp 809-344-7777