Beller Digital

Acoprovi y vecinos favorecen habitacional

Cándida Acosta / Carolis Mella Ramírez
candida.acosta@listindiario.com
Santo Domingo

La decisión de los ejecutivos de la industria metalúrgica Metaldom de mover sus instalaciones de la zona del Malecón de la ciudad Capital para dar paso a una gran área comercial y residencial en un espacio de 194,000 metros cuadrados ha encontrado el respaldo de diversos sectores, entre los que se incluye la Asociación de Constructores y Promotores de Vivienda (Acoprovi), vecinos del lugar y personas en particular que ven muy positiva la noticia publicada este lunes en esta sección de Economía & Negocios.

Susy Gatón, presidenta de la Acoprovi, ve muy favorecedora la iniciativa de Metaldom y cree que estar frente al mar Caribe es un valor agregado para fines turísticos e inmobiliarios. Además, porque una planta de acero en medio de la ciudad ya no era conveniente.

Sostuvo que esa cantidad de metros es muy positiva para un residencial, sobre todo para viviendas más accesibles, ya que el polígono central está saturado.

No obstante cree que se deben promover otros espacios como parte de la renovación urbana, que permite densidad y altura con un nuevo polígono.

Para el nuevo polígono, afirmó Gatón, los constructores y promotores de viviendas sugieren al Ayuntamiento del Distrito Nacional que como parte de renovación urbana, con muchas bondades porque está enmarcado entre las avenidas John F. Kennedy, Lope de Vega, Máximo Gómez, y Pedro Livio Cedeño.

Citó entre las bondades de ese polígono que tiene cuadrantes bien definidos, avenidas, agua potable, alcantarillados sanitarios, equipamientos sociales en materia deportiva como el Estadio Quisqueya; y de salud, con la Plaza de la Salud, Cedimat y la clínica Alcántara y González.Además de dos líneas del Metro, una por la Kennedy otra por la Máximo Gómez.

“En ese sentido, nosotros le estamos pidiendo al alcalde del Distrito Nacional que rehabilite la zona, que habilite los servicios, a fin de que nosotros podamos hacer un proyecto de mayor altura y de mayor densidad. Podría significar de algún modo plusvalía, pero esa plusvalía debe llegarle de algún modo al Ayuntamiento, que es quien estaría haciendo la inversión”, afirmó.

Dijo que los constructores junto a la Universidad Pedro Henríquez Ureña y su departamento de arquitectura, la mesa urbana, harían la revisión de la zona para ver sus potencialidades, sus bondades y sus debilidades.

El presidente de la industria Gerdau Metaldom, Carlos Valiente, reveló que del proyecto urbanístico solo está pendiente de la aprobación del Ayuntamiento del Distrito Nacional. Allí se mantiene el centro de generación de energía y las máquinas fueron mudadas, “porque ese va a ser un proyecto de desarrollo urbanístico”. Con ello, afirmó, les están devolviendo a la ciudad una zona que era muy industrial. Hay gente interesada y constructoras que los han visitado.

Moradores
En un recorrido realizado por LISTÍN DIARIO en las urbanizaciones El Trópico y Dominicanos Ausentes, vecinos a la industria metalúrgica, sus moradores manifestaron que es necesario que la demanda de precios de las viviendas sean asequibles pues de acuerdo a esto, muchos podrían adquirir propiedades en el lugar.

Para Arturo Molina, residente de la urbanización El Trópico, el proyecto es positivo porque a su juicio la empresa se convirtió en una ruina que sólo ocupa espacios, además de que según dijo, en los alrededores hay dos plantas eléctricas que emiten sustancias nocivas para el ambiente.

“Ese espacio es una soledad. Ahí solamente hay ruinas, yo los invito a que inspeccionen el lugar para que vean,  esto sería un proyecto maravilloso”, afirmó Molina. Dijo que de hacer los futuros apartamentos a buenos precios, él podría ser uno de los inquilinos porque la zona “es buena para vivir”.

Asimismo, Joaquín Sánchez, también morador del sector,     coincidió con las declaraciones de Molina al considerar que las viviendas deben ser de costos acordes con el urbanismo del entorno, “el proyecto está súper bien, que sea vivienda en vez de hierros oxidados es un éxito, pero debería ser con buenos precios”, indicó.

Enrique Martínez, otro de los ciudadanos de la urbanización, sostuvo que aunque la intención del proyecto es buena porque contribuye al medioambiente y evita una mayor contaminación, “la construcción de las viviendas complicará el suministro eléctrico y los servicios básicos del entorno”.

Juan Medina, que vive en el sector desde 1975, opinó que la industria Gerdaum Metaldom debe comprar las casas que están alrededor de la metalúrgica y convertirlas también en proyectos de apartamentos, ya que a su juicio las propiedades están abandonadas y sólo ocupan espacio que podría tener un mejor aprovechamiento.

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Sotecomp 809-344-7777