Beller Digital

Abundancia de barbas, cortes y colores muy llamativos en la pelota RD

William Aish
Santo Domingo

Sea por gusto, moda o cábala, casi un centenar de peloteros criollos que accionan en el presente torneo del béisbol invernal dominicano llevan el famoso corte de pelo estilo Mohawk, o en su defecto causan impresión con su abundante vello facial.

Llevar suficiente pelo en la cabeza o mucha barba es un escaparate que usan los atletas, muchos de ellos lo hacen por cambiar la rutina, o simplemente por asunto de ego personal.

“Como dicen los americanos -si luces bien jugarás bien-”, dijo Ketel Marte, jugador de Grandes Ligas de los D-Backs de Arizona y en la pelota local de los Gigantes del Cibao. “Siempre trato de hacer lo que me convenga para sentirme bien”.

Marte lleva unas trenzas largas desde que llegó a Arizona en un cambio procedente desde los Marineros de Seattle. “Entiendo que este look (las trenzas) me queda bien. Arizona me dijo que sea quien yo soy. Ellos no “joden” con la moda. Solo me dicen que juegue mi juega”.

Los deportistas frecuentan llevar moda. Muchos atletas tienen razones distintas para dejarse crecer la barba y el pelo. José Bautista y Dustin Pedroia no son la excepción. Son bien conocidos por su vello facial.

En el béisbol invernal, peloteros como Zoilo Almonte, Yamaico Navarro y Juan Carlos Pérez son los más vistosos.

“La idea es verse diferente. No solo es moda, sino hacerse algo en la cabeza que pocos tienen”, señaló Audry Pérez, receptor de las Estrellas Orientales, quien lleva un Mohawk, con el pelo color rubio, típico en algunos peloteros de las Estrellas. Raimel Tapia y Orlando Calixte son parte de ese selecto grupo.

“Me meto al play desde el mediodía y no sé a qué hora salgo. Por lo tanto a veces duro semanas sin ir donde el barbero. Ya es como una costumbre llevar toda esta barba”, exclamó Almonte, uno de los pilares del conjunto de las Águilas Cibaeñas. “Me dejo la barba porque me gusta lucirla. En verdad entiendo que me siento bien con ella, me queda bien esa moda”, dijo José Marmolejos, jugador de los Tigres del Licey.

Jugadores, asisten con frecuencia a las barberías
Los que aprovechan las vacaciones..

Siempre se ha especulado que las organizaciones de Grandes Ligas son muy celosas con la imagen de sus peloteros, por lo que muchas de ellas prohíben a los jugadores dejarse la barba y el pelo largo, motivo por el cual algunos criollos aprovechan su estada en el país para lucirse. Los Yanquis de Nueva York tienen absolutamente prohibidos vargas y bigotes.

Cabe mencionar que ningún equipo en el béisbol criollo nunca ha prohibido a sus jugadores llevar barba o mucho cabello. De hecho, cada equipo tiene un barbero para que sus jugadores luzcan impecables.

“Cuando pertenecía a los Indios de Cleveland nunca la usé (la barba) pues ellos no lo permitían”, asegura Ronny Rodríguez, un agente libre del béisbol organizado. “Yo en Estados Unidos nunca usé barba, pues los Piratas no lo aceptaban”, comunicó el aguilucho Edwin Espinal, que ahora pertenece a los Tigres de Detroit.

“Es un estilo muy bonito, pero algunas organizaciones no permiten que los muchachos se dejen crecer la barba y el pelo, entonces ellos aprovechan el invierno”, D’Angelo Jiménez, coach de los Tigres del Licey.

Qué dicen las parejas…
Todo luce muy bonito, pero hay parejas de algunos peloteros que no  gustan esas modas, otras que ya se han adaptado, pues entienden que la moda no incomoda.

“Mi esposa al principio no le gustaba. Pero ahora es la primera que me dice que me la deje”, agregó Espinal. Lo mismo pasa con Angelys Nina, jugador de los tigres del Licey.  “Mi esposa es la que me pone hasta el tinte de mi barba”, dijo Nina, quien muestra grandes barbas decorada con un color rubio, además de pelos entrenzados del mismo color.  “Al principio  a mi esposa y mi madre no le gustaba esa moda, pero ahora son ellas las que me motivan a dejarme la barba”, agregó Almonte, quien muestra una barba enorme, con poco estilo estético.

Van a la barbería con frecuencia
Como el estilo debe mantenerse, varios peloteros encuestados dicen que como máximo deben pasar por su barbero cabecera al menos una vez por semana.

“Tú sabes que el estilo no se puede perder. Semanal tengo que ir a San Pedro de Macorís”, terruño de Diory Hernández.

“Cada cinco días voy huyendo, hay que mantener la figura”, asegura Marmolejos, quien no tiene hijo ni pareja, por lo que usa la barba por gusto propio.

Otros son los casos  de Arismendy Alcántara y Francisco Peña, quienes restan importancia al vello facial. “Voy cada dos semanas, no le doy mente a eso”, dice Alcántara. “En mi caso solo me quito la parte de abajo, me la limpio. Pero la barba ni me la toco, pues casi no crecen”, aseguró Peña.

En el caso de Ronny Rodríguez, quien es nativo de Mao, hace hasta lo imposible por mantener su vello facial en “shape”.

“Viajo un par de horas para llegar Mao, mi pueblo a mantener este look que llevo. Siempre tengo que mantener la moda. Otras veces cuando tengo juegos seguidos me quedo en Santiago, donde ya tengo otro barbero”, sentenció Rodríguez, quien muestra una barba del color negro, con gran cumulo de pelo.

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Sotecomp 809-344-7777